Traductor

martes, 25 de agosto de 2015

LA PLAZA

iframe width 459 height 344 src https://www.youtube.com/embed/l36-Y_ZzFo frameborder 0 allowfullscreen> /iframe>

jueves, 6 de agosto de 2015

Proyecta Gaviota apertura de nuevos hoteles en la capital.

Supercubano




Por Joaquín Borges-Triana juventud rebelde
5 de Agosto del 2015

Para cualquier estudioso del acontecer musical de nuestro país en las recientes décadas, está claro que entre los timberos procedentes del último decenio de la anterior centuria, Issac Delgado es el de mayor proyección en las plazas bailables internacionales. Ello guarda estrecha relación con el hecho de que él siempre ha tenido como objetivo musical unir los géneros procedentes de nuestro país con el estilo, las características y la forma de hacer música de Venezuela, Puerto Rico, Colombia...

Su concepción persigue encontrar un sonido intermedio, para lo cual, desde hace 20 años, ya grababa en Venezuela, con colaboraciones de figuras como Luis Quintero, Daniel Silva, Ralph Irizarri y otros reconocidos salseros. Por esa manera de concebir su trabajo, es el único representante de la timba cubana de los 90 que el productor Ralph Mercado incluye en la exclusiva nómina de RMM Records, firma disquera a través de la cual edita varios fonogramas que lo proyectan al mercado estadounidense y europeo.

Lo que más me cautiva de Issac Delgado es su voluntad para reinventarse de forma continua, al margen de que los signos que definen su personalidad como intérprete siempre vayan con él en cada trabajo que emprenda. Esto puede corroborarse en un fonograma como el denominado Supercubano, puesto en circulación a través del sello Planet Records.

En el disco, Delgado invita a populares reguetoneros cubanos a compartir varios cortes de la grabación. Son ellos El Micha, Gente de Zona y Baby Lores. El álbum se inicia con El negro vuelve a La Habana, tema dentro del clásico esquema de timba/salsa desarrollado históricamente por el vocalista, pero en este caso con pinceladas de pilón y conga santiaguera, a lo que se añaden parlamentos callejeros del reguetonero El Micha:

Échale sal y sabor/ pa que sepa mejor/ que no tiene comparación/ luces, cámara, acción/ que donde tú vives no hay malecón/ así que no te aguantes a coger el avión/ que Cuba se lleva en el corazón.

Otro corte muy recomendable en el disco (una producción de Alain Pérez e Isidro Infante) es Salsa, timba y amor, historia de los amores entre un puertorriqueño aficionado a la salsa y una cubana fanática de los Van Van:

Él le pone sentimiento a la rumba/ ella quiere que le toque rumba con son/ una canción de Sindo Garay.

Por su parte, Que no se te olvide, interpretado con La India, hace evocar el dueto de esta boricua con Marc Anthony en el corte Vivir lo nuestro, original del cubano Rudy Pérez, uno de nuestros compatriotas que mayor éxito ha registrado como compositor para diversas figuras en el mercado discográfico internacional. Empero, en mi criterio, la pieza más impactante en Supercubano es Somos Cuba (Mira cómo vengo), reguetón timbero con la participación de Gente de Zona:

Mira cómo vengo/ con todo lo que tengo/ tengo, tengo, pero no lo vendo/ por eso me mantengo/ soy de donde brilla el cielo/ donde más calienta el sol/ de ahora en adelante/ pa que nadie se me suba/ nosotros somos gente calle/ nosotros somos Cuba.

La explosividad de este corte, en una eficiente simbiosis entre timba y elementos reguetoneros, unidos con toques rumberos, demuestra a las claras que con el reguetón pueden hacerse llamativas mezclas con el son, la conga y el guaguancó, siempre que intervengan las manos de orquestadores tan talentosos como el bajista Alain Pérez.

En resumen, este resulta un fonograma cuya puesta en circulación evidencia una vez más que entre nuestros timberos de los 90, Issac Delgado es de los que ha sabido reorientarse y adaptar su música a lo que en el presente demanda otra generación de bailadores, distinta a la del momento en que él fue conocido como «el Chévere de la salsa».

#USCuba: Propuesta para un “disidente” cubano

Por Alberto Buitre/Huffington Post

Creo que llegó la hora de dejar de hablar y pasar a los hechos. Dicen que la verdad arrastra y si es cierto, vamos a demostrarlo. Por eso te tengo una simple propuesta:

Soy periodista, he visto mucho, o muy poco para el tamaño del mundo. Quiero conocer esa Cuba represiva, esa Cuba pobre, esa Cuba infame; quiero conocer todo eso de lo que tú hablas y escribes y te quejas. Llévame a conocer el lugar más pedestre de toda la isla, el más violento. Ese lugar que podría ser la más vívida, insufrible y lastimosa consecuencia de eso que tu llamas dictadura de los Castro. Enséñame los frutos podridos de la demagogia de Fidel. Las paredes ensangrentadas por la Revolución. Muéstrame las mazmorras, la gente muriéndose de hambre, la niñez golpeada. En serio. Quiero conocer legítimamente la Cuba de abajo, muy abajo. Pon frente a mis ojos a los abandonados; la podredumbre. También a la juventud sin futuro, las mordidas de tiburón en las piernas de los hombres y mujeres que huían de la miseria, la represión y la censura.

No te preocupes por darme alojo. Yo pago mi cuarto, mis viajes, mi comida. No tienes nada que tramitarme, no le pidas permiso a nadie. No te exijo que me lleves a un lugar en especial. Escoge tú el sitio, a lo ancho de toda Cuba, en la provincia que quieras, en el municipio que elijas, en el barrio que consideres predilecto para este fin. Yo ahí llegaré, en silencio. No haré preguntas que consideres incómodas. No te sientas obligado a velar por mi seguridad; asumo los riesgos como un accidente de trabajo.

Sólo tengo dos condiciones. Dos muy simples.

La primera es llevar una cámara de video, filmar y publicar todo lo que vea. Sin entrevistas, ni trucos de edición. Sólo mi cámara y la realidad que vas a mostrarme.

Y la segunda es menos simple, pero la considero una condición justa. Al terminar el recorrido, cuando creas que es todo lo que puedo ver y te hayas convencido que me mostraste lo peor de la dictadura comunista de Cuba, haremos algo muy sencillo: Vendrás conmigo a México a que tú conozcas el peor lugar de este país, el más violento, el más pedestre; aquel tocado por la corrupción y la miseria más ruin de la que un mexicano es capaz; el más insufrible, el más podrido.. ¿Te parece bien?

Para que te animes, me comprometo contigo a no llevarte a ningún lugar caliente por el narcotráfico, ni evidentemente desquiciado. Sería una comparación injusta, considerando que esos sitios arrastran décadas de violencia, aunque pocas menos de lo que ha durado la Revolución Cubana.

Además, yo sí velaré por tu seguridad; no te pondré en riesgo ni lo haría llevándote a un sitio donde podría alcanzarnos una bala perdida por el simple hecho de caminar por la calle. En cambio tú elije el lugar, en el Estado que quieras, en el Municipio que elijas, en el barrio que más te acomode. Es más ¿por qué no elijes una de las colonias más ricas de la Ciudad de México? ¿Las Lomas? ¿San Ángel? ¿Santa Fe? O los nuevos lugares como Interlomas o Huixquilucan, aunque eso ya es Estado de México, pero es lo de moda en cuanto a lujo. No te fíes del brillo; te prometo que cumpliré mi propuesta de llevarte al lugar más infame de ahí. Podrás hacer las preguntas que quieras, filmarlo todo, pedirme lo que necesites y pueda yo solventarte. Haré el esfuerzo por pagarte tu boleto de avión, tu comida y tu hospedaje. No te faltará nada. De ninguna forma es que me sobre el dinero; soy un trabajador y no tengo propiedades, salvo un viejo auto modelo 97. Sólo soy un periodista interesado en tu discurso.

Posiblemente pienses que no existe punto de comparación entre la realidad de México y Cuba. Y tienes razón. De entrada son dos países que, aunque muy unidos cultural, política y socialmente, son administrados bajo dos sistemas económicos distintos. México es capitalista, Cuba es comunista. Uno está lleno de drogas y el otro no. No se puede comparar una manzana con una pera ¿cierto? Pero no se trata de la fruta sino de lo que significa a la fruta; en este caso, su sabor, su color, su olor; que en nuestro caso es a lo que nos saben nuestros países: la represión, la pobreza, la violencia, la demagogia. Establezcamos con hechos la definición de ello, según tú y según yo.

Piénsalo. Tal vez acá te den ganas de quedarte, de “huir”. Y no es que haga apología de la disidencia; al fin tú ya eres disidente ¿cierto? Oye y ¿por qué no, ya que estás en México, conoces otros como tú, también disidentes, pero mexicanos?

De esos que se enfrentan a las balas del régimen, que son encarcelados, hacen huelgas de hambre, son heridos por la policía, desaparecidos ellos y sus familias, y hasta asesinados en secreto por simplemente expresar sus ideas.

¿Te parece bien que vayamos con la familia de uno de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa? ¿O con los padres del niño Iriberto Reyes García, asesinado en Ostula, Michoacán, por una bala del Ejército? ¿O a Tlapa, Guerrero, con los amigos de Antonio Vivar Díaz, el joven profesor que murió por un disparo de la Policía Federal durante una represión el día de las elecciones? O si te interesa los temas de migración, hagamos un recorrido por el tren “La Bestia” por donde cientos de centroamericanos atraviesan lo que llaman “el infierno mexicano”.

Creo que es una buena idea que compartas tus experiencias con ellos, ya que, al fin de cuentas, ambos son disidentes de su Gobierno, ¿cierto?. En tanto si aceptas mi propuesta primera, déjame tu mensaje en la sección de comentarios y vamos poniéndonos de acuerdo.

miércoles, 1 de julio de 2015

Declaración del Gobierno Revolucionario

Restablecidos los vínculos diplomáticos con Estados Unidos, será imprescindible el levantamiento del bloqueo, entre otros aspectos, para la normalización de las relaciones

El 1 de julio de 2015, el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz y el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama intercambiaron cartas mediante las cuales confirmaron la decisión de restablecer relaciones diplomáticas entre los dos países y abrir misiones diplomáticas permanentes en las respectivas capitales, a partir del 20 de julio de 2015.

Ese mismo día, se realizará la ceremonia oficial de apertura de la Embajada de Cuba en Washington, en presencia de una delegación cubana presidida por el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla e integrada por destacados representantes de la sociedad cubana.

Al formalizar este paso, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basadas en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, en particular, las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares.

El Gobierno de Cuba ha tomado la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos en pleno ejercicio de su soberanía, invariablemente comprometido con sus ideales de independencia y justicia social, y de solidaridad con las causas justas del mundo, y en reafirmación de cada uno de los principios por los que nuestro pueblo ha derramado su sangre y corrido todos los riesgos, encabezado por el Líder histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz.

Con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas, concluye la primera etapa de lo que será un largo y complejo proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales, como parte del cual habrá que solucionar un grupo de asuntos derivados de políticas del pasado, aún vigentes, que afectan al pueblo y a la nación cubana.

No podrá haber relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos mientras se mantenga el bloqueo económico, comercial y financiero que se aplica con todo rigor, provoca daños y carencias al pueblo cubano, es el obstáculo principal al desarrollo de nuestra economía, constituye una violación del Derecho Internacional y afecta los intereses de todos los países, incluyendo los de los Estados Unidos.

Para alcanzar la normalización será indispensable también que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo, cesen las transmisiones radiales y televisivas hacia Cuba que son violatorias de las normas internacionales y lesivas a nuestra soberanía, se eliminen los programas dirigidos a promover la subversión y la desestabilización internas, y se compense al pueblo cubano por los daños humanos y económicos provocados por las políticas de los Estados Unidos.

Al recordar los temas pendientes de solución entre los dos países, el gobierno cubano reconoce las decisiones adoptadas hasta el momento por el presidente Obama, de excluir a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional, de instar al Congreso de su país a levantar el bloqueo y de comenzar a adoptar medidas para modificar la aplicación de aspectos de esta política en uso de sus prerrogativas ejecutivas.

Como parte del proceso hacia la normalización de las relaciones, a su vez, habrá que construir las bases de unos vínculos que no han existido entre nuestros países en toda su historia, en particular, desde la intervención militar de los Estados Unidos, hace 117 años, en la guerra de independencia que Cuba libró por cerca de tres décadas contra el colonialismo español.

Estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional.

El Gobierno de Cuba reitera la disposición a mantener un diálogo respetuoso con el Gobierno de los Estados Unidos y a desarrollar relaciones de convivencia civilizada, basadas en el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos y en la cooperación en temas de beneficio mutuo.

Cuba continuará enfrascada en el proceso de actualización de su modelo económico y social, para construir un socialismo próspero y sostenible, avanzar en el desarrollo del país y consolidar los logros de la Revolución.

Jeffrey DeLaurentis, jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana entregó al ministro interino de Relaciones Exteriores de Cuba, Marcelino Medina González; una misiva del Presidente Barack Obama al General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas en los respectivos países. Ministro de Relaciones Exteriores interino recibió carta de Presidente de los EE.UU. dirigida al presidente de Cuba (+Video)

Carta del Presidente cubano Raúl Castro a Barack Obama

El Jefe de Estado cubano confirma decisión de restablecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América y abrir misiones diplomáticas permanentes en ambos países el 20 de julio de 2015


La Habana, 1ro de julio de 2015
Excmo. Sr. Barack H. Obama
Presidente de los Estados Unidos de América
Señor Presidente:
En consonancia con los anuncios del 17 de diciembre de 2014 y las conversaciones de alto nivel entre nuestros gobiernos, me complace dirigirme a Usted para confirmar que la República de Cuba ha decidido restablecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América y abrir misiones diplomáticas permanentes en nuestros respectivos países, el 20 de julio de 2015.
La parte cubana asume esta decisión, animada por la intención recíproca de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre nuestros pueblos y gobiernos.
Cuba se inspira asimismo en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, a saber, la igualdad soberana, el arreglo de las controversias por medios pacíficos, abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier  Estado, la  no  intervención  en  los  asuntos  que  son  de  la jurisdicción interna de los Estados, el fomento de relaciones de amistad entre las naciones basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y la cooperación en la solución de problemas internacionales y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos.
Lo anteriormente expresado está en conformidad con el espíritu y las normas establecidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961 y en la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares del 24 de abril de 1963, de las cuales tanto la República de Cuba como los Estados Unidos de América son Estados Parte, y regirán las relaciones diplomáticas y consulares entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América.
Hago propicia la oportunidad para expresarle, señor Presidente, el testimonio de nuestra consideración.
Raúl Castro Ruz